INICIO FOROS ÍNDICES DIVISAS MATERIAS PRIMAS CALENDARIO ECONÓMICO

Autor Tema: ENTREVISTA Koikili Lertxundi  (Leído 3056 veces)

sapakondi

  • El día que la mierda tenga algún valor, los pobres nacerán sin culo.
  • Moderador
  • Excelente participación
  • ***
  • Mensajes: 8.637
  • Karma: +0/-0
  • Sexo: Masculino
ENTREVISTA Koikili Lertxundi
« en: Diciembre 05, 2007, 10:34:49 pm »
Nika Cuenca | 05/12/2007

Un campeón de lucha libre olí­mpica en el Athletic. ¿Cómo le dio por practicar esa disciplina?
Todo empezó a los seis años. Llegó a mi pueblo Fíélix Oreitia, que era árbitro de la Federación, para dar clases de gimnasia y lucha. Nos apuntamos unos sesenta y acabamos saliendo seis campeones de España, cinco chicos, dos de mis hermanos y yo, y Maider Unda, que estará en Pekí­n.

¿Lo pudo compatibilizar con el fútbol?
En Otxandio no habí­a equipo federado hasta los catorce años, por lo que sólo jugábamos a fútbol en la calle. Siendo cadete, me hicieron ficha del juvenil del Vulcano y esa temporada practiquíé las dos cosas. Me fichó el Aurrera de Vitoria y tuve que decidir entre la lucha y el fútbol. Mi último combate fue en un campeonato de Europa en Sofí­a, terminíé undíécimo.

Dejó la íélite de la lucha para ser un juvenil más en el fútbol. ¿Por quíé?
Los medios que habí­a para poder progresar en la lucha eran muy pobres. Entrenábamos como mucho tres veces a la semana, tampoco habí­a a nivel estatal una Federación fuerte como ahora. No existí­an becas y ya con esa edad vi que me podí­a estancar. La otra razón fue que me ofrecí­an jugar en Liga Nacional en mi primer año juvenil. Pesó más la primera. Mi hermano pequeño lleva cuatro años en Madrid y al menos le da para mantenerse y estudiar.

¿Le sirve de algo su experiencia en esta disciplina sobre la hierba?
Hombre, algo sí­. Aunque sea un deporte colectivo, siempre partes de intentar hacer bien tu trabajo. Depende de ti y del contrario que tienes enfrente. La lucha libre me ha servido para mentalizarme.

Lo que sí­ aprovecha son sus cualidades fí­sicas, sobre todo la elasticidad con que cuenta.
Fí­sicamente, tanto la elasticidad como la potencia vienen bien para el fútbol. Me sirve para manejar un poco el cuerpo cuando tienes al contrario cerca. El cuerpo a cuerpo de la lucha me es bastante útil.

La habilidad compensa la escasa altura. No llegando a 1,70 metros, o eres rápido o muy potente. Su fí­sico recuerda al de Bixente Lizarazu.
Sí­, más o menos mi cuerpo es así­. La falta de altura es un hándicap y hay que tener un salto potente, para que al menos, cuando no te lleves la pelota, incomodes al adversario.

¿En quíé deporte de los dos hay más juego limpio?
La lucha es más noble que el fútbol. En el marcaje siempre hay resquicios para hacer algo ilegal, es más fácil porque el árbitro está más lejos. En la Liga española hay mucho teatro, se intenta engañar.

Hace un año visitaba con el Sestao River al Marino de Luanco. El sábado, se medirá al Real Madrid en San Mamíés. ¡Quíé gozada!
Recuerdo aquel partido en Luanco, el campo estaba impracticable. Casi se suspende el partido. Fue de traca. Tení­amos los tobillos hundidos en el barro, no corrí­a el balón ni cinco metros. Fue el peor encuentro del año. De ahí­ a jugar contra el Madrid en San Mamíés, un partido que he visto varias veces desde la tribuna. ¡Ufff!

¡Hala, a marcar a Raúl o Robinho!
Me da igual a quiíén, lo que quiero es jugar.

¡Despuíés de haber sufrido en el Camp Nou a Messi!
Pues sí­. Todos son difí­ciles de frenar. Depende de ti y del dí­a que tenga el rival, de lo que puedas comerle la tostada.

Es una máquina, ¿no?
No es que me diese muchos problemas a mí­, fue en general al equipo. Se metí­a mucho por dentro, tiene una gran movilidad. No me encaró demasiado. Es difí­cil hasta hacerle una falta.

¿En quíé está notando más diferencia con respecto a la Segunda B?
En la velocidad. El balón no está tan parado, hay que estar muy centrado y colocado, para que los esfuerzos sean mí­nimos. Hay que tener fuerzas para los noventa minutos. Luego está la tíécnica, en dos pases te la preparan.

Hablamos en el plano defensivo. Lleva diez partidos y toma sus precauciones a la hora de jugar la pelota e ir hacia arriba. En Sestao tení­a su iniciativa y lanzaba penaltis y faltas. Marcó ocho goles.
Defender es la primera y máxima obligación. Iríé a más ofensivamente. No es lo mismo en casa que fuera. Me gusta desdoblar y sorprender desde atrás.

El 0-3 de Mestalla fue la bomba. ¡Quíé alegrí­a!
Fue un subidón. Hicimos un partido bastante completo. Meter el último gol con la pañolada que habí­a. Ya vieron cómo lo celebramos, habí­a muchas ganas de liar una así­.

San Mamíés le guarda un cariño especial, quizás por llegar a los 26 años desde el fútbol modesto.
Noto el calor de la gente, que está conmigo. Te da más fuerza. Sobre todo cuando las cosas van mal. La estoy gozando.

Ha dejado en el banco a un tal Del Horno, por el que pagó una millonada el Chelsea.
El entrenador tiene que escoger entre uno u otro. Su apuesta es un orgullo para mí­, es el copón. Del Horno es muy bueno.

¿Mandarán a la lona al Madrid?
Lo de Valencia nos va a dar un plus de confianza. Sobre todo si el partido se pone feo. Como nos adelantemos, estoy convencido de que vamos a ganar. Con San Mamíés empujando...

¡Menos mal que fichó por el Bilbao Athletic!
Tení­a para irme al Lorca o el Granada. Económicamente salí­a perdiendo, pero me arriesguíé. Tení­a dos años para llegar al Athletic. Me convenció Kike Liñero (tíécnico del filial). Fue su empeño y el de mi entorno el que me animó a jugármela. Mi pueblo está ahora en armas. No vea la que se ha montado. ¡Con la de veces que hemos ido a animar al Athletic!