INICIO FOROS ÍNDICES DIVISAS MATERIAS PRIMAS CALENDARIO ECONÓMICO

Autor Tema: Cuidado con nuestros pensamientos.  (Leído 2986 veces)

Scientia

  • Administrador
  • Excelente participación
  • ***
  • Mensajes: 37.947
  • Karma: +0/-1
  • Sexo: Femenino
Cuidado con nuestros pensamientos.
« en: Diciembre 08, 2007, 09:01:52 pm »

 
La caracterí­stica de materializar pensamientos y emociones en realidades fí­sicas es un atributo de tu Ser. Tu Ser (eso que eres tú en verdad) crea para ti la realidad fí­sica diaria a partir de la naturaleza de tus pensamientos y expectativas. Me imagino que puedes comprender ahora más fácilmente lo importante que son tus sentimientos subjetivos; este conocimiento puede darte inmediatamente pistas que te permitirán cambiar de una manera beníéfica tu entorno y las circunstancias. Síé muy bien que cuando no comprendes a cabalidad la naturaleza del Ser y no te das cuenta que tus pensamientos y sentimientos forman la realidad fí­sica, te sientes impotente para cambiarla… Pero bueno, ¿quíé le vamos a hacer? ¿Quieres regresar más y más veces a la Tierra a ver hasta cuándo por medio del dolor reaccionas? Creo que eso deberí­a ser lo último que eligieras.

La intensidad es el núcleo sobre el que se forman las unidades de energí­a electromagníética. Cuanto más intenso sea el núcleo, más rápida será la materialización fí­sica. Esto se aplica independientemente de que la imagen mental sea de terror o de gozo. Aquí­ hay un problema importante: si tu configuración mental es muy intensa y tienes imágenes muy ví­vidas y de fuerte carga emocional, esas imágenes originarán rápidamente acontecimientos fí­sicos. Igualmente si eres de naturaleza muy pesimista, dado a pensamientos y sentimientos de desastres en potencia, esos pensamientos se reproducirán con bastante fidelidad en tu experiencia. Ten mucho cuidado con lo que piensas…

Recuerda que cuanto más intensa sea tu imaginación, más importante es que te hagas consciente de los míétodos a travíés de los cuales tu propia experiencia interna se convierte en realidad fí­sica externa. Tus pensamientos y emociones comienzan el proceso de realización fí­sica en el momento mismo de su concepción. Si resulta que vives en un área donde la concentración de puntos coordinados es fuerte, parecerá que estás inundado por enfermedades y desgracias, y si esa es la naturaleza de tus pensamientos, júralo que será ‘tierra fíértil’ tu entorno. En esta vida estás aprendiendo a ser creador en forma conjunta y al mismo tiempo estás aprendiendo a ser responsable de forma individual tambiíén. Estás aprendiendo a manejar la energí­a que posees con propósitos creativos. Estás atado a aquello que amas y a aquello que odias; en el juego de la vida deberás aprender a ganar y a perder, a soltar aquello a lo que estás aferrado y a disolver principalmente el odio y el desamor. De hecho debes aprender a usar el odio creativamente y a conducirlo hacia fines más elevados transformándolo en amor. Sí­, dije A m o r… que es el fin último de crecimiento de todo humano sobre la faz de la Tierra.

Una eficaz fórmula que te doy para que le pongas realmente sabor a tu vida es que actúes dí­a a dí­a como si fueras la persona que tanto has deseado ser y no la que en verdad eres, digo, para que transformes esa superflua realidad, que no es más que pura apariencia. Es muy fácil que te conviertas en alguien que no quieres ser sin darte cuenta que eso está pasando. Tú te creas a ti mismo según tu punto de vista y las decisiones que tomas momento a momento. Si sólo actúas de cierta forma para agradar a alguien más, un dí­a te despertarás diciendo: “Este no soy yo; yo nunca quise ser esta persona, bu, bu, bu”. Así­ que, dedí­cate a buscar tu verdadera senda, en cuanto la encuentres, ya no te desví­es más del camino. Cuando te portes como una persona que en verdad ama te darás cuenta que no sólo tú cambias, sino todos los que están a tu alrededor, porque cada uno experimentará un fabuloso cambio al recibir esa buena dosis de amor que tú les proporcionas